martes, 27 de julio de 2021

Cómo limpiar los azulejos de la cocina

La cocina es el centro de muchos hogares, suele ser una de las zonas de la casa más usadas y por tanto la que más suciedad puede acumular.


En uno de los sitios donde se acumula más suciedad es en los azulejos, sobre todo en aquellas partes cercanas a la vitrocerámica o los fuegos y la freidora, es donde más restos de comida y salpicaduras puede haber y por tanto necesita un mayor esfuerzo a la hora de limpiar. 

cómo limpiar los azulejos de la cocina

Hoy te daremos algunos consejos para que la limpieza de tus azulejos sea súper completa y sin mucho esfuerzo. ¡Tus azulejos brillarán como nuevos!

Lo primero que debes hacer es retirar todo lo que tengas en la encimera y todo lo que cuelgue de las paredes que quieres limpiar.

Frota con agua y jabón

El agua y el jabón serán tus mayores aliados. Usa un barreño con agua y vierte un poco de jabón líquido y utilízalo para limpiar con un estropajo usando la parte suave para quitar la suciedad más ligera y la áspera para frotar la suciedad más incrustada, cuando acabes quita los restos de jabón pasando una bayeta húmeda y termina pasando un papel de cocina o un paño limpio y seco.

¿Demasiada grasa?

En caso de que tus azulejos tengan mucha grasa lo ideal para desinfectarlos es usar amoniaco o vinagre. Mézclalo con agua caliente, frota bien las juntas y termina aclarando todo y secando con un paño. ¡No te olvides de usar guantes para protegerte y ventilar la habitación! 

En caso de que uses vinagre el procedimiento es similar, usa una parte de vinagre blanco por cada tres de agua caliente y repasa con una bayeta mojada al final.

Limpia las juntas

Para limpiar las juntas debes usar productos específicos. También puedes usar bicarbonato sódico, será suficiente con mezclar dos cucharadas con agua hasta que consigas una pasta, aplícala con un cepillo de dientes y retírala tras unos minutos con una esponja. 

Para que tus azulejos vuelvan a brillar y queden relucientes aplica un producto limpiacristales. 

Es recomendable también que empieces siempre limpiando de arriba hacia abajo, para que la suciedad caiga y no ensucie lo que ya has limpiado.

Reblandece la suciedad con vapor

Otro truco en caso de que la suciedad esté muy incrustada es poner a hervir agua en una olla para que la grasa del frontal de los fogones se reblandezca y salga mejor después. 

La limpieza de estos azulejos no es algo que debas dejar pasar, repásalos al menos una vez a la semana y no tendrás que gastar tanto tiempo y energía en hacer limpiezas más profundas. 

¡Sigue estas instrucciones para hacer que el corazón de tu hogar vuelva a brillar!


martes, 29 de junio de 2021

Cómo reparar el gresite de la piscina

Es un hecho común que, durante los meses de invierno, tengamos otras cosas en mente y nos acordemos poco de nuestra piscina. Por eso, a menudo los defectos en el gresite solo son detectados cuando llega el verano y el calor nos invita a prepararla para volver a hacer uso de ella.


Pero la realidad es que, en la gran mayoría de las piscinas de gresite, los cambios de temperatura y el uso de diferentes productos químicos provocan deterioros en las juntas y van reduciendo progresivamente su adherencia, hasta que finalmente se despegan por completo.


reparar gresite piscina


Repara el gresite de la piscina en 6 pasos


Si te dispones a arreglar por tu cuenta los gresites despegados de tu piscina, toma nota y sigue los pasos que describimos a continuación para llevar a cabo una reparación sencilla y duradera.


Paso 1


Una vez la piscina se encuentre vacía y seca, dando pequeños golpes con un cincel y un martillo, procede a retirar todo el gresite que no esté bien adherido al suelo y a la pared.


Paso 2


Si al despegar el gresite detectas alguna grieta en la pared, ábrela en forma de V para permitir que el tratamiento agarre bien. Una vez abierta, repárala aplicando masilla especial para piscinas y déjala secar.


Paso 3


Ahora, pasaremos a reponer el gresite. Prepara una mezcla de cemento cola específico para piscinas y aplícalo, sobre la superficie en la que vas a pegar en gresite, usando una espátula dentada. 


Paso 4


Coloca la nueva malla de gresite sobre el cemento que has aplicado previamente en el hueco y dale pequeños golpes con una maza de goma hasta que quede bien fijada y nivelada respecto al resto del gresite. Una vez colocadas, espera 24 horas para que quede seco.


Paso 5


Remata el nuevo gresite aplicando masilla para piscinas, que sea impermeable, resistente al agua y antimoho. 


Paso 6

Finalmente, limpia los restos de producto las juntas y limpia el gresite utilizando un trapo o una esponja húmeda.

 

jueves, 20 de mayo de 2021

Materiales para techos interiores

Una de las decisiones más importantes cuando se va a construir una casa o acometer una reforma en ella es la elección del tipo de techo y sus materiales de construcción. Para elegir el material del techo conviene tener en cuenta dos aspectos: el estético y el funcional.


Esto quiere decir que, por una parte, es importante elegir un tipo de techo con un acabado bonito y que nos guste, ya que como es una elección con la que vamos a convivir a diario, conviene que elijamos una opción con la que nos sintamos cómodos.

Pero igual de importante es que el material, aparte de ofrecer un resultado bonito estéticamente, cumpla con las características necesarias para la protección de la estancia en la que va a instalarse: aislamiento térmico, acústico, resistencia a la humedad, etc.

Tipos de materiales para techos interiores

Falso techo de yeso

El yeso se caracteriza por ser un material con una gran versatilidad, que también aporta aislamiento acústico y resistencia al fuego. A menudo, es utilizado con el objetivo de resaltar y dar un mayor protagonismo a una estancia concreta de la casa.

Puedes optar por diseños sencillos o más elaborados, de los que encontrarás un sinfín de alternativas en el mercado. Además, al emplear el color blanco u otro de tono claro, conseguirás dar al espacio una sensación de mayor amplitud y luminosidad.

Falso techo de escayola

La escayola es también un material muy versátil en cuanto a decoración y, además, fácil de trabajar. En la instalación de estos techos se colocan tiras de esparto mezcladas con el pegamento de la escayola enganchados a unos tornillos fijados al forjado.

Techos de madera

Este tipo de techo aporta siempre un toque rústico y hogareño. Combina genial tanto con estilos tradicionales como con otros más modernos y puede ser usado en prácticamente cualquier estancia de la casa, desde las habitaciones y el salón hasta la cocina o incluso el baño.

Falso techo con fibra de vidrio

La fibra de vidrio cuenta, entre sus propiedades, con una gran resistencia mecánica e incombustibilidad. Es un material muy ligero, estable y un gran aislante térmico, por lo que es muy usado para crear ambientes silenciosos. Además, mejora el reflejo y la difusión de la luz.

Techos modulares

Cada vez son más las personas que se decantan por los techos modulares cuando se encuentran en el momento de elección de materiales para techos interiores. Pueden ser encontrados fabricados en distintos materiales como el metal, la madera o la fibra. Son muy empleados por la facilidad que ofrece para ocultar instalaciones eléctricas o de fontanería.

Tiras LED

Estas tiras autoadhesivas pueden instalarse tanto en esquinas como en un espacio más central del techo. Generalmente, se opta por el color blanco, aunque también puedes añadir detalles en algún otro color y jugar con las combinaciones. De esta forma, tendrás muchas posibilidades para crear un ambiente distinto sin modificar ningún otro aspecto de la estancia.



jueves, 15 de abril de 2021

Cómo medir el vano de una puerta

A la hora de instalar una puerta, ya sea tras una reforma o por primera vez en una vivienda de obra nueva, es fundamental conocer las medidas tanto de la puerta como la del hueco en la que va a quedar ubicada.


Puede parecer una tarea sencilla, pero tomar las medidas exactas puede tener cierta complejidad en la práctica y de ella depende que la puerta quede correctamente instalada, sin que falte o sobre espacio.


cómo medir el vano de una puerta

Un vano es un espacio vacío. En este caso, hace referencia al hueco que queda en el tabique donde irá instalada la puerta. Por tanto, para que la segunda encaje en la primera, es fundamental conocer con exactitud cuáles son sus medidas.


En primer lugar, conviene saber cuáles son las partes principales de una puerta cuyas medidas debes conocer:


  • Premarco: Se trata de la estructura que se encuentra entre el marco y el tabique.

  • Marco: Va atornillado al premarco y es la pieza que se encuentra unida a la hoja de la puerta mediante bisagras.

  • Jamba: Es una estructura que recubre el marco de la puerta con una función principalmente decorativa.

  • Recrecido: Se trata de un complemento que se coloca en caso de que la anchura del tabique sea mayor que la del cerco de la puerta.


Ahora, vamos con las partes del vano que tendrás que medir y a cuyas dimensiones deberán adaptarse las medidas de tu puerta.


  • Ancho: Distancia entre el premarco derecho y el izquierdo de la puerta.

  • Alto: Distancia que hay desde el suelo hasta el premarco superior.

  • Grosor: Distancias que hay entre las dos caras del tabique donde se encuentra el vano con el premarco ya instalado.


Para evitar problemas, cuando tomes las medidas de la puerta y el vano, hazlo por ambos extremos ya que, a veces, la medida de ambos puede diferir ligeramente.


Y como siempre, en caso de duda y si quieres garantizarte un gran resultado, pide asesoramiento a un profesional para que tu nueva puerta encaje perfectamente en su vano.


viernes, 19 de marzo de 2021

5 tendencias de azulejos para piscinas


Ya está aquí la primavera y el buen tiempo, o lo que es lo mismo, la época del año en la que nos ponemos en marcha para poner a punto los azulejos para piscinas.  Por este motivo, como empresa de materiales de construcción en Sevilla, desde Polvero Valdezorras nos hemos propuesto recopilar las últimas tendencias en azulejos para piscinas.


martes, 16 de marzo de 2021

Materiales para fachadas exteriores

 La elección de los materiales de construcción de la fachada es una de las decisiones más importantes en cualquier construcción por la doble función que tiene: la función estética y la protectora.

La fachada es la carta de presentación de toda casa y edificio. Refleja su personalidad y estatus, que se configura a través del diseño, estilo y elección de materiales. 



El mismo edificio, con distinta fachada, puede transmitir hacia el exterior dos sensaciones completamente diferentes. Podría decirse que expresa lo que ocurre en el interior del edificio y que es un reflejo de quienes habitan en él.

Por otro lado, la fachada cumple una función esencial protegiendo el edificio, ya que es la primera capa que ejerce como barrera entre éste y el exterior. Diariamente, distintos elementos como la lluvia, la humedad, el viento o la luz solar inciden sobre la fachada, causando sobre ella un progresivo deterioro. 

De ahí también la gran importancia que tiene la elección de los materiales del revestimiento, que deberán ser lo suficientemente resistentes a estos elementos como para retrasar su desgaste todo lo que sea posible.

Los mejores materiales para fachadas de casas

Revestimientos de madera

Los revestimientos de madera son uno de los que mejores resultados estéticos tienen en las fachadas. Les confieren una imagen rústica, cálida y acogedora. También pueden encontrarse combinaciones de láminas o bloques de madera que consiguen dar a la fachada un aspecto moderno e innovador.

Sin embargo, no todas las fachadas pueden utilizar este revestimiento. Hay que tener en cuenta su vulnerabilidad ante la humedad, la radiación solar intensa y los cambios de temperatura, de los que habrá que proteger con diferentes tratamientos de forma periódica, al igual que del ataque de los insectos xilófagos.

Revestimientos de ladrillo

Este material es todo un clásico que ha ido evolucionando y ampliando su gama de estilos a lo largo del tiempo. El ladrillo permite dar a nuestra fachada prácticamente el estilo que queramos y sin necesidad de un acabado sobre él. Solo hay que dar con la configuración adecuada. 

Actualmente existen en el mercado ladrillos para revestimientos en una gran variedad de tonos, formas, tamaños y formatos. ¡Busca bien y encontrarás el tuyo!

Además, aquí sí tendrás garantizado un material con una gran resistencia al desgaste que te asegurará una fachada bonita durante mucho tiempo.

Revestimientos de cerámicas

Las cerámicas ofrecen un sinfín de posibilidades y de resultados elegantes para la fachada exterior de una casa. Son materiales visualmente atractivos y que que cuentan con la ventaja de que son muy fáciles de limpiar y mantener.

Son materiales resistentes al deterioro protegen y aíslan el interior de la casa gracias a sus propiedades como aislantes térmicos y acústicos.

Revestimientos de piedra

Las fachadas de piedra confieren al edificio un aspecto natural y elegante al mismo tiempo. Disponibles en diferentes colores y texturas, sus resultados son especialmente originales cuando las piedras se encuentran sin trabajar y se disponen en la fachada con formas irregulares y en diferentes tamaños.

Se trata de uno de los materiales más resistentes a los diferentes fenómenos atmosféricos y a los cambios de temperatura. Asimismo, ofrece un gran aislamiento térmico y acústico.

Revestimientos de hormigón visto

Uno de los materiales más usados en la arquitectura contemporánea y vanguardista. Dota a las construcciones de un aspecto innovador, con tonos que van desde el gris oscuro hasta el blanco. Al igual que en el caso del ladrillo, no necesita acabados finales ni pinturas sobre él.

No requiere de ningún tipo de mantenimiento y destaca por su resistencia y larga durabilidad.


martes, 23 de febrero de 2021

Los mejores materiales para aislar el sonido

El hogar ideal es un lugar en el que refugiarnos del mundo, un oasis en mitad del pueblo o la ciudad donde desconectar después de una jornada de trabajo o un día agitado. 

En muchas ocasiones, esto se hace imposible si una vez que estamos ya en casa, seguimos escuchando ruidos del exterior que nos impiden desconectar y descansar.


Esta situación, aunque se produzca de forma ocasional, siempre es molesta ya que llegamos a sentir nuestra intimidad invadida. Sin embargo, cuando la situación se da de manera más frecuente o los ruidos se producen a un nivel difícil de tolerar, puede llegar a tener consecuencias sobre la salud.


De hecho, actualmente la OMS calcula que uno de cada cuatro españoles puede estar expuesto de forma diaria a contaminación acústica. Muchas viviendas reciben constantemente ruidos provenientes de los vecinos, obras, bares cercanos, bullicio de la calle, tráfico urbano, etc.


Por tanto, la insonorización de viviendas con materiales aislantes es una de las soluciones más eficaces y recomendables para evitar todos estos ruidos molestos.


En la mayoría de los casos, no requiere de un presupuesto elevado, cuenta con numerosas ventajas y, sobre todo, contribuye a mejorar la calidad de vida de todas las personas que viven en el hogar.


Materiales para aislamiento acústico


Lana de roca


Fabricado a partir de rocas volcánicas, es un excelente aislante acústico y térmico que se instala tanto en paredes como en techos. Este material fibroso es muy efectivo para todo tipo de insonorizaciones y aísla el hogar del frío y el calor.


Fibra de vidrio


Se trata de un material aislante para cuya producción se funde, a altas temperaturas, arena con vidrio reciclado. Su gran capacidad para absorber sonidos lo convierte en uno de los mejores aislantes acústicos y, al igual que en el caso de la lana de roca, también es un excelente aislante térmico.


Fibras de poliéster


Gracias a su porosidad, es un gran aislante acústico, que ofrece resultados sobresalientes en el aislamiento de sonidos en bajas frecuencias. Habitualmente, se instala en paredes y techos en los que se crea una cámara de aire que mejora el efecto aislante.


Polietileno


Las planchas de polietileno tienen son uno de los materiales con mejor capacidad de absorción de ruidos. Tienen la ventaja de ser bastante económicos y se instalan, sobre todo, en las paredes de los dormitorios y entre los tabiques de separación.


Poliuretano


Este material también suele encontrarse en planchas, presentados en formatos con distintas formas y densidades. Al igual que las de polietileno estas planchas cuentan con la ventaja de tener un bajo coste y una fácil instalación. En la mayoría de los casos, se instalan en paredes y techos interiores.


Espuma acústica


Tiene una gran efectividad en la absorción de todo tipo de sonidos. Este producto, por lo general, no suele instalarse en viviendas. Suele ser más habitual encontrarlo en lugares como estudios, salas de ensayo, espacios de conciertos, etc.


Pladur


Es un material que, como ya contamos en nuestro blog, cuenta con un gran número de ventajas. Si bien es cierto que, por sí solo, no puede considerarse un material aislante; se trata de un excelente complemento para reforzar el efecto de otro material que ejerza como aislante principal. Consulta a una empresa especialista en pladur y considera esta opción para tu reforma.