jueves, 28 de septiembre de 2017

Cómo escoger la teja perfecta

Con el otoño llega el momento de prestar atención al exterior de nuestra vivienda, y en especial, de su aislamiento de cara a la llegada del frío y de la lluvia. Por ello, todas las miradas deben dirigirse, en primer lugar, al tejado, pues es una de las partes más afectadas por estos agentes meteorológicos.


Tanto si es obra nueva, como si se trata de una reforma para eliminar goteras y otros problemas similares, lo primero que hay que revisar es el estado de de las tejas (si la vivienda las tiene) o de otro tipo de materiales como losas, etc. Por eso, en este caso, desde Polvero Valdezorras, desde nuestra experiencia como almacén de Materiales de Construcción en Sevilla queremos hablar de los distintos tipos de tejas que podrás encontrar en el mercado.

Factores claves para elegir


A la hora de elegir el tipo de teja más adecuado para nuestro hogar (o comunidad de propietarios), lo primero es tener en cuenta factores como las condiciones climáticas de la zona, la estética del inmueble y el grado de inclinación del tejado, entre otros.

Actualmente, hay una amplia variedad de tejas en el mercado, según el material en el que estén fabricadas: fibrocemento, arcilla, madera, pizarra y hormigón. Las más usuales son las dos primeras.

Tejas de asfalto: son las más utilizadas en Estados Unidos y su precio resulta económico. Están compuestas por 3 materiales o capas: una primera de material orgánico o fibra de vidrio recubierta de asfalto; una segunda de laminado asfáltico y la tercera compuesta por gránulos cerámicos.

Tejas de arcilla: son las más demandadas en nuestra geografía y las que tradicionalmente se han utilizado en todos los hogares del sur de España. Están fabricadas con arcilla, por lo que aunque son muy resistentes pueden llegar a romperse o quebrarse con el paso del tiempo a causa de un impacto o de por una mala fijación con el mortero. No es recomendable en techos que requieran de un aislamiento de alta resistencia ni en zonas de temperaturas frías, pues este tipo de tejas es propenso a partirse en los cambios ciclo de heladas y deshielo.

Tejas de madera: se distinguen las aserradas (tejas) de las realizadas con bloques de madera (tejuelas). Aunque su belleza es considerable requieren un alto mantenimiento para prevenir la aparición de moho y hongos. No obstante, en las tiendas de bricolaje se pueden encontrar tejas de madera que ya vienen tratadas para evitar la aparición de estos agentes.

Tejas de pizarra: están realizadas a base de rocas, por lo que su resistencia el elevada (más de 100 años). Aunque son más costosas que la de arcilla, resultan más rentables por su durabilidad. Suelen ser frecuentes en los hogares de la parte norte de España, donde también se localizan las canteras de donde se extrae este material y su colocación requiere de cierta especialización. En cualquier caso, seguro que en tu tienda de bricolaje más cercana dispones de algún modelo de este tipo.

Hasta aquí los tipos más comunes de tejas. Recuerda que para un mantenimiento correcto de los tejados y evitar sorpresas durante la época de lluvias es conveniente revisar si los canales están limpios de algún tipo de suciedad que frene el curso del agua (pequeñas hierbas, piedras, etc.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario