martes, 16 de julio de 2019

Los 4 mejores suelos para instalar en tu terraza o jardín


En estos meses de verano disfrutamos más del exterior de nuestro hogar que en cualquier otra época del año, bien se trate de una pequeña terraza, un patio más o menos amplio o un jardín con césped y piscina incluso. Las condiciones meteorológicas, con temperaturas muy agradables, sobre todo por la noche, son el principal motivo de ello. No obstante, desde nuestra experiencia como Polvero en Sevilla conocemos que hay personas que no pueden disfrutar de este “lujo” por el estado de sus espacios exteriores, bien por su estado o por el aspecto que presentan. Si eres de los que está pensando en darle un cambio para aprovechar estos lugares al máximo, presta atención a los consejos que vamos a ofrecerte en este artículo.




El suelo es un elemento fundamental para la apariencia de cualquier espacio. Su elección no depende solamente de aspectos estéticos, sino que hay condicionantes técnicos a menudo muy desconocidos para el público en general. En la mayoría de los casos escoger el suelo para el patio o terraza no es tan divertido como escoger muebles u otros acabados (como pintura, azulejos, etc), pese a que tiene la misma o más importancia para nuestra vivienda.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una solería para exterior es que debe ser resistente a las condiciones climatológicas de donde esté ubicado nuestro hogar, es decir, debe resistir tanto las altas como las bajas temperaturas. Aparte, obviamente, debe ser un modelo que nos agrade y combine con el resto de la decoración de la vivienda.

A continuación vamos a describir los cuatro suelos más empleados para exterior.

Cerámica: es el modelo más utilizado en exterior, dada su excelente calidad precio y su alta resistencia ante las temperaturas extremas. Además, cuenta con otras propiedades, nada despreciables, como su fácil mantenimiento y limpieza. En nuestro polvero ofrecemos varios modelos, como el gres tradicional, el gres porcelánico o las tradicionales baldosas de barro cocido. Este último tipo es muy recomendado si se pretende conseguir un aspecto rústico pues se trata de baldosas fabricadas artesanalmente en barro que presentan un aspecto irregular. Eso sí, requiere de cierto mantenimiento especial dado que son bastantes vulnerables a las manchas por ser un material muy poroso. Lo mejor es aplicarle una vez al año un tratamiento líquido para que no pierda su brillo original. Por su parte, el gres porcelánico es una opción en alza ya que aparte de su resistencia ofrecen una multitud de acabados, pudiéndose encontrar baldosas fabricadas en este material pero con aspecto de madera, piedra o mármol. Su colocación es sencilla, pero hay que cuidar de dejar un espacio suficiente entre las losas para que puedan dilatar correctamente. Por último, el ges normal es una opción muy económica ya que pese a tener un menor grosor es igual de resistente que las otras dos opciones anteriores.

Madera: es un material muy empleado para dotar a las terrazas de un aspecto cálido y muy confortable. Lógicamente, requiere de un mantenimiento rutinario y específico, aunque se apueste por láminas sintéticas. Dado que es un artículo delicado es aconsejable que su instalación –más complicada que la de otros–  corra a cargo de profesionales especializados en la colocación de estos materiales de construcción en Sevilla. Pese a este inconveniente, es un tipo de suelo con ventajas destacadas como su belleza (las maderas tropicales como la teka o el bambú son muy resistentes a la lluvia) o su manejabilidad (al colocarse sobre una base ya construida puede utilizarse para corregir desniveles o mejorar la impermeabilidad de una zona). En la actualidad los pavimentos de madera son muy empleados en la construcción de piscinas.

Piedra natural: es el material más natural de todos los enumerados, por eso, cada pieza es única e insustituible. Tanto si es piedra pulida como sin tratar, ofrece una gran resistencia al paso del tiempo y un mantenimiento sencillo. En las tiendas de bricolaje y polveros pueden encontrarse varios tipos: lajas (muy resistentes al hielo y a la nieve), granito (no es económico per está disponible en un amplio abanico de colores y tamaños), y la pizarra (es muy resistente a la lluvia, por eso se coloca generalmente en cubiertas de edificios).

Hormigón: en los últimos años se está imponiendo con fuerza como una alternativa a la solería tradicional, sobre todo en interiores. No obstante, son muchas las personas que utilizan el hormigón pulido en espacios exteriores como los bordes de las piscinas, pues es muy impermeable. Además, es resistente a las manchas. Aunque pensemos que tiene un aspecto gris, actualmente las empresas especializadas ofrecen la posibilidad de construir suelos de este tipo en varios colores, así como darle un aspecto y relieve especial (el conocido como hormigón impreso).

No hay comentarios:

Publicar un comentario